125 de la Tetralogía de Wagner

Al evocar el remoto mundo mitológico de El Anillo de los Nibelungos (TETRALOGIA) un lugar habitado por dioses, héroes, gigantes y dragones, Wagner no renunció en lo mas mínimo al impulso revolucionario subyacente detrás de la obra de arte del futuro sino que, por el contrario, la Tetralogía debe entenderse como la alegoría o una crítica de las relaciones sociales contemporáneas.

La composición de la Tetralogía tuvo ocupado a Wagner veintiseis años (1848 – 1874) durante los cuales su estilo experimentó inevitables cambios. En la primera ópera, El Oro del Rin, intentó consagrar sus principios teóricos, aunque no de forma literal. Evitó por completo los números musicales individuales y proyectó todo el texto de la obra de un modo airoso libre y sensible al significado poético del poema y a sus acentos naturales. En La Walquiria, Wagner equilibra la fidelidad a la poesía con un interés musical bastante mas regular.

En el tercer acto de Sigfrido y El Ocaso de los Dioses se produce un cambio palpable hacia el predominio de la música y los orígenes de la gran operística de la última obra se evidencian en algunos fragmentos como el coro de los vasallos de Hagen y el trío que interpretan Brunilda, Gunther y Hagen, ambos en el segundo acto.

La técnica del leit -motiv de Wagner experimentó una evolución similar en el Anillo.
En el Oro del Rin la asociación de motivos con características especiales suele ser ambigua. Una de las principales necesidades que sentía Wagner para ofrecer al mundo su obra de arte total pasaba por disponer de un teatro pensado para este fin.
Se sintió atraído por una población del estado de Baviera llamada BAYREUTH y gracias al apoyo del rey Luis II de Baviera logró sus propósitos. El encargado de construir el teatro fue el arquitecto Gottfried Semper, el cual proyectó una sala con 1800 asientos situados en anfiteatro, sin palcos, escalonada con 30 niveles con una visibilidad perfecta y un paso de seis escalones donde se encontraría oculta la orquesta.

El día del estreno de El Anillo del Nibelungo en agosto de 1876 fue un acontecimiento mundial. Entre el público se encontraba el rey Guillermo II de Prusia, el emperador del Brasil y el rey Luis II de Baviera junto a nombres importantes del mundo del arte como Liszt, Bruckner, Tchaikovsky, Saint –Saens, Tolstoi, etc.

La Venecia de finales del siglo XIX fue el escenario en el que Wagner, lleno aún de proyectos y nuevas ideas, encontró su muerte el 13 de febrero de 1883 en la ciudad de los canales – Sus restos fueron trasladados hasta Bayreuth y el 18 de febrero del mismo año se enterraron en un jardín contiguo a la Villa Wahnfried, en la que había residido. El artista Augusto Benvenutti realizó su máscara mortuoria; su amigo Liszt, completamente apenado, le dedicó su obra R.W – Venecia. Dos meses antes había compuesto La lúgubre góndola, obra pianística inspirada en las procesiones funerarias que se celebraban en Venecia, sin pensar que al poco tiempo su propio yerno ocuparía una de estas embarcaciones al ser trasladados sus restos hasta el palacio Vendramin – Calergi.

Detalles Técnicos:

Fecha de emisión: 29/6/2001
Código: 2001-18-S
Valor: $ 44.- ( 4 motivos de $ 11.- c/u) (pesos uruguayos)
Dibujante: Carlos Menck Freire
Tirada: 15.000 sellos de cada motivos
Categoría: Sello Conmemorativo

$1.50 USD -

Correo Uruguayo
www.correo.com.uy

We accept Visa We accept Mastercard We accept Paypal

Copyright ©2017 FilateliaUY | Ecommerce Software by Shopify.