500 Años de la Estatua del David

Miguel Angel fue invitado por la Signoria de Florencia a dar su opinión con respecto a un bloque de mármol que había sido adquirido para realizar una estatua colosal, proyecto al que, sin resultado, se habían abocado otros escultores en el Cuatrocientos. En la ocasión, el propio Miguel Angel se ofreció para esculpir una figura humana, y su proposición fue aceptada.
El David fue probablemente concebido como personificación del gobierno republicano que había encomendado la ejecución de la obra, y desde entonces ha asumido ese papel con sorprendente éxito.
No tiene la espada empuñada como sus predecesores, obras de Donatello y Verrocchio. Aun su honda pasa casi inadvertida cuando se observa la estatua de frente. Miguel Angel logró realizar una imagen que posee tanto poder espiritual y energía física, que no tuvo necesidad de recurrir al símbolo de las armas para representar a su héroe.
La figura expresa fuerza y agresividad en potencia más que en acto, la decisión del joven héroe bíblico de encaminarse a la lucha está sutilmente expresada por el imprevisto giro de la cabeza hacia la izquierda, la mirada firme orientada hacia el enemigo, la tensión que invade todos los miembros, las venas de las manos que parecen hincharse de sangre al impulso de la ira y, el pie izquierdo que parece estar a punto de levantarse, pronto para lanzarse a avanzar.
David, si bien está tenso y alerta, fue imaginado como momentáneamente inmóvil. Teniendo en cuenta que sus demás obras son prueba de que el interés esencial de Miguel Angel era sugerir una idea de movimiento como agregado a la presencia espiritual de sus esculturas, se presume que se vio obligado a adoptar esa solución o debido a la escasa profundidad del bloque de mármol o como consecuencia de los rastros de los vanos intentos de los anteriores escultores que habían querido esbozar una figura en él. Afortunadamente su forma de esculpir, comenzando de la parte frontal, como si tratara de un bajorrelieve, se adecuó idealmente al material con que contaba .
Esta obra, difícil hoy de valorar a causa de la ˜memorización’ colectiva impuesta por los medios de comunicación (que crean una ˜cortina’ e impiden una fresca valoración de la obra) posee características importantes, que se advierten intuitivamente: es un gigante en cuanto a dimensiones, inspirado en las maravillas antiguas - si bien se perciben las indudables deformaciones debidas a que originalmente la estatua estaba destinada a ser uno de los pilares externos de la tribuna del Duomo florentino y que luego se varió su destino y se ubicó frente al Palazzo Vecchio, siendo necesario que el artista reeleaborara su parte posterior la cual, originalmente no habría estado expuesta a la vista del público - ; y, fundamentalmente, es un símbolo público gigante, que aún hoy representa la imagen de Florencia en el mundo.

Enciclopedia: OMNIS de Larousse
Documenti d’ Arte – Michelangelo Scultore
I Maestri Della Scultura – Fratelli Fabbri Editori

Detalles Técnicos:

Fecha de emisión: 22/3/2001
Código: 2001-07-C
Valor: $ 22.- (pesos uruguayos)
Dibujante: Gerardo Correa
Tirada: 25.000 sellos

$0.80 USD -

Correo Uruguayo
www.correo.com.uy

We accept Visa We accept Mastercard We accept Paypal

Copyright ©2019 FilateliaUY | Ecommerce Software by Shopify.